Japón otorga por primera vez la beca «Monbukagakusho» a una mexicana

Monbukagakusho

Una de las becas más solicitadas por los estudiantes de todo el mundo es la beca Monbukagakusho, otorgada por el gobierno de Japón para poder llevarla a cabo en dicha nación y que se otorga a un grupo limitado de estudiantes en todo el mundo.

Lo que más destaca de la beca Monbukagabusho es que solamente la reciben los alumnos más destacados de todo el mundo por lo que ser apremiado con el otorgamiento de una de estas becas es en definitiva un gran logro incluso para toda la nación.

En México son muchos los estudiantes quienes han sido becados por universidades en el extranjero pero la beca Monbukagakusho nunca había otorgado una beca a alguno de los ciudadanos mexicanos pero esta vez ha sucedido.

Hoy te hablaremos acerca de la más reciente noticia que llena de alegría a los mexicanos y que por supuesto enorgullece a la nación, así que si quieres saber más detalles sobre el otorgamiento de esta beca, acompáñanos y conoce toda la información.

La beca Monbukagakusho llega a México

Con el simple hecho de decir que es una beca que se ofrece a los mejores estudiantes y los más destacados del mundo basta para poder enorgullecerse de que una mexicana haya sido beneficiada con esta.

La primera en marcar este logro que nunca se había presenciado en México es Karla Paola Amaya Chairez, una chica de Durango quien ahora radica en Tokio, Japón y todo ello es gracias a la beca Monbujagakusho que se le ha otorgado.

El sueño de Karla es ser diseñadora de modas y es gracias a su esfuerzo, constancia y disciplina que ha conseguido esta beca con la que podrá hacer realidad su sueño, un sueño que según sus palabras le llevó a competir en el mundo académico hasta lograrlo.

La beneficiaria de la beca Monbukagabusho afirma que desde pequeña soñaba con conocer Japón y esto es gracias la influencia del animé japonés, un mundo que la cautivó y le hizo querer conocer mucho más acerca de la cultura, costumbres y tradiciones de esta nación.

Así fue como comenzó Karla a adentrarse en el mundo japonés, realizando cosplays que no es más que una manera de representar personajes de animes con trajes similares o bien una idea de ello, lo que la llevó a confeccionar sus atuendos y los accesorios para sus cosplays.

Estudió costura y confección en la secundaria y allí descubrió su pasión por hacer sus trajes, y continuó formándose en este ámbito en Ciudad Juárez, Chihuahua y aprendió mucho más, perfeccionando su técnica hasta crear piezas bastante pulcras.

Lugo ingresó a la Universidad Tecnológica de Durango (UTD) donde las responsabilidades le disminuían su deseo por lograr lo que quería pero a los 20 años de edad, empezó a indagar acerca de las becas que daba el gobierno japonés a los mexicanos y encontró la beca Monbukagabusho, una beca que cubre todos los gastos de los extranjeros en su país y el pago de la colegiatura.

Como tenía 20 años y la edad límite era esa, se preparó tanto como pudo y en el año 2016 tomó los exámenes pero no los pasó, porque según sus palabras no había estudiado lo suficiente, y esto le rompió el corazón porque creyó que su sueño se había esfumado, aun así no dejó de persistir.

Empezó a estudiar inglés y japonés, y para el 2017 se había graduado de la UTD y empezó a buscar opciones en Japón pero eran bastante costosas, y solamente la colegiatura eran 200 mil pesos sin contar con la vivienda y el transporte y todo lo demás como el ticket de avión y la comida.

Al ver esto, trabajó tanto como pudo para ahorrar dinero y mudarse pero con sueldos tan bajos en Durango esto le costaría al menos 4 años para trasladarse, pero un día, a finales del 2018 vio que la convocatoria de la beca había cambiado el límite de edad hasta los 25 años.

Tomó esta oportunidad como si fuese la última y estudió todo lo que pudo, tanto japonés como inglés y matemáticas y una vez preparada tomó el examen de admisión y una hora después recibió un correo donde se le afirmaba que había pasado el primer filtro que era el examen y le solicitaban al día siguiente acudir a la entrevista.

Así lo hizo, fue a la entrevista donde estaba la representante cultural de Japón, la encargada de becas de la embajada y también dos de los miembros de la Secretaría de Relaciones Exteriores, y luego de la entrevista y entrega de documentos le solicitaron los exámenes médicos, su expediente y demás papeles para enviarlos a Japón donde decidirían si se le otorgaría o no la beca.

Luego de casi 7 meses, el 31 de enero Karla recibió un correo donde se le daba la noticia de que le habían otorgado la beca que por tanto tiempo había anhelado, su sueño al fin se cumplía.

Su salida a Japón estaba programada para abril del año 2021 pero el 2 de septiembre le dieron la noticia que debía irse a Japón para la semana siguiente y de intercambio, algo que la tomó por sorpresa y que cambió sus planes pero la emoción siempre fue la misma por vivir esta nueva experiencia; fue muy emotiva la despedida, afirma Karla pero todo lo hacía por cumplir su sueño.

Por la contingencia del Covid-19 se le hicieron exámenes al salir de México y entrar en Japón, hizo cuarentena en un hotel donde habían otros estudiantes con quienes compartió estos días donde se les tomaba la temperatura a las 08:30 y 18:30 horas, afortunadamente todo salió bien.

Karla deja un mensaje a todos los jóvenes duranguenses y les aconsejó que si desean mudarse a otro país, que se preparen académicamente aprovechando de becas como la Monbukagabusho y trabajen en sí mismos y conozcan sus limitaciones para afrontarlas adecuadamente, además dice que sin importar tu sueño deberás sacrificar cosas pero al final valdrá la pena.

Ir arriba